Sobre mí

Nací en Vilassar de Mar, un pueblo de la costa del Maresme, a 25 kms de Barcelona, un lejano ya día de 1970, 18 de mayo.
Menor de tres hermanos, dos hermanas que me cuidaron, junto con unos padres amorosos.

Apasionado por la historia y considerado siempre como un “sobon”…Me dediqué a muchas cosas antes de descubrir mi vocación. Camarero, dependiente, oficinista, comercial y en logística dentro de una pequeña empresa familiar de mi suegro en el mundo de la construcción.
Cuando llegó el crack del ladrillo …la que entonces era mi mujer Marta, que era la que se beneficiaba siempre de mis masajitos amateur mientras veíamos la tele, me apuntó a un curso que quiromasaje que me abrió los ojos y me hizo descubrir el sentido de mi vida. Todo ligaba. Yo nunca he sido muy diestro en nada, de hecho ni en ser diestro, puesto que pese a que escribo con la derecha, siempre he usado la zurda como jugador de futbol, en squash, tenis, padel. En fin, que soy un poco ambidiestro. Algo perfecto para el mundo del masaje.

En fin en 2010 acabé el curso de quiromasajista y realicé el Curso superior de Masaje, estudié reflexología podal, masaje en silla, drenaje linfático y, últimamente, masaje estético facial “kobido”.

Cuando descubrí mi camino en aquel curso de quiromasaje, tuve claro que me quería dedicar a este mundo. Durante dos años estuve combinándolo con mi trabajo en la construcción y, por fin, a los dos años el 100% de mi sueldo ya salía de los masajes.
He realizado masajes en hoteles, spas, peluquerías y centros de estética. Ahora los realizo en un gimnasio, un centro de terapias y a domicilios, pero no cierro ninguna puerta a lo que venga.

Desde 2016 comencé paralelamente mi andadura como masajista en una importante empresa de la alimentación, se llama Europastry S.A.

Allí iba dos días en semana a realizar masajes a los trabajadores y la empresa me abonaba la mitad del servicio. Masajes de 30 minutos, terapéuticos, directos y a veces un poco molestos, pero tremendamente eficaces para eliminar dolores y molestias. Los resultados fueron excelentes. El covid-19 cortó la progresión y por el momento no han tomado la decisión de que retorne.
Estoy para empezar a prestar mis servicios en otra importante empresa de fabricación de tapones de plástico que se llama Alpla Ibérica.

La empresa Zen Terapias, se constituyó en 2019.